5 consejos de cuidadores para ayudar a vestirse a otras personas

Los cuidadores son las personas indicadas para explicar o aconsejar a familias y profesionales, cómo ayudar a otras personas a vestirse.

Ayudar a otra persona a vestirse, puede ser muy complicado. Las personas mayores o personas afectadas con distintas dificultades, pueden crear una serie de obstáculos, a la hora de ayudarles a comenzar o terminar su día a día a sus cuidadores o familiares.

Le pedidos a un grupo de profesionales que compartan sus consejos para ayudar a otros a vestirse. El grupo de profesionales participó seleccionando los siguientes consejos:

  1. Comienza por vestir el lado más afectado o débil de la persona. Al desvestirse, retira primero el lado no afectado. Hay algunos acrónimos conocidos para recordar:DAF (vestido del lado afectado primero) y RUF (quitar primero el lado no afectado).
  2. La mayoría de cuidadores, encuentran útil preguntar a las personas afectadas, si quieren ayuda para escoger su vestimenta, o si prefieren que lo hagan ellos. Esto les permite sentirse realizados y con poder de decisión sobre su indumentaria y gustos personales. Si realmente necesitan ayuda, crea algunos conjuntos de ropa para que puedan elegir. Se sentirán mejor al involucrarlos en la realización de las tareas diarias.
  3. Si la persona afectada está en la cama, levanta al cabecera de la cama para realizar con mayor facilidad la tarea. Comienza por los calcetines, pantalones, zapatos… Además de ser más fácil para la persona sin movilidad, será menos perjudicial para tu espalda. Coloca la altura de la cama de forma que puedas mover a la persona con facilidad.
  4. No todas las personas son agradecidas a la hora de recibir ayuda para vestirse. Si la persona no se deja ayudar tan fácil, intenta mantener una postura relajada y positiva, sonríe y facilitarás el resto.
  5. Comunícate con el residente, explícale lo que estás haciendo en cada paso en el proceso de vestirle, especialmente si la persona se siente confundida. Al mantenerlo informados, generas confianza y harás que se sientan cómodos.

Pero lo más importante es…  SER PACIENTE!

 

 

 

 

 

Comparte tu opinión